Vargas Llosa ante 850 estudiantes: “La educación en el mundo está en crisis”

LaTercera

Ayer el Nobel peruano, de 82 años, dialogó con su hijo Alvaro en el Instituto Nacional, donde habló de sus inicios en la literatura y de su pensamiento político.

En La Moneda recibió la Orden al Mérito Pablo Neruda. Hoy será nombrado Miembro Honorario de la U. Adolfo Ibáñez y mañana presenta La llamada de la tribu.

Ayer en la mañana dos caras recibían al transeúnte que pasaba frente al Instituto Nacional, en pleno centro de Santiago. En la entrada principal un grupo instalaba sillas entre las rejas y gritaba consignas contra el sistema de educación. A pocos metros, al remodelado Centro de Extensión del emblemático liceo ingresaban más de 850 estudiantes, la mayoría de la Región Metropolitana. Entre ellos, alumnos de los colegios Cumbres y Everest, Liceo 1, Liceo 7, Arzobispo Manuel Vicuña y Colegio Alemán de Valparaíso.

Organizado por La Otra Mirada y Fundación para el Progreso, ayer el Premio Nobel de Literatura 2010, el peruano Mario Vargas Liosa (82) sostuvo un diálogo con su hijo periodista, Alvaro. Entre los presentes estaban el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri; el rector del Instituto Nacional, Fernando Soto y el empresario Nicolás Ibáñez, presidente de la Fundación para el Progreso.

El encuentro comenzó a las 10.30 con la puesta en escena de una pieza de teatro basada en Día domingo, cuento juvenil de Vargas Llosa, una historia que habla sobre el valor de la amistad y que estuvo a cargo de la compañía La Vereda. “Estaba tan bien hecha y fiel al texto. Me ha emocionado mucho”, dijo más tarde el autor de La casa verde, quien cumple una agenda de numerosas actividades en Chile.

Pasado el mediodía, en La Moneda, recibió la Orden al Mérito Cultural Pablo Neruda de manos del Presidente Sebastián Piñera y la ministra de Cultura, Alejandra Pérez. A las 18.45 sostenía una conversación con Axel Kaiser en el Hotel W (ver pág. 41). Hoy será nombrado Académico Honorario de la U. Adolfo Ibáñez (UAI) y mañana, a las 12.00, en la Biblioteca Nicanor Parra de la UDP, presentará su libro La llamada de la tribu. Ayer, cerca de las 11.00, uno de los escritores centrales del boom latinoamericano subió al escenario junto a su hijo Alvaro, quien le propuso dividir el diálogo en dos partes: literatura y política.

Así, el narrador recordó cuando estudiaba en el Colegio Militar Leoncio Prado, a inicios de los años 50, experiencia que inspiró su primera novela, La ciudad y los perros. “Era probablemente la única institución en el Perú que reproducía, en el nivel escolar, la sociedad peruana y toda su complicación, diversidad y prejuicios”, señaló. Por esos años, ya estaba presente su vocación literaria. “La lectura fue fundamental, una exaltación y una felicidad. La idea de escribir para mí nació de la lectura”, dijo, para después referirse a sus estudios de Derecho y Literatura en la Universidad Mayor de San Marcos.

“La literatura no parecía alimenticia. No era una profesión que la sociedad reconociera y estimulara”, dijo y citó la “suerte” de obtener una beca para estudiar en Madrid, España. “Allá tomé una decisión importante. Si me dedicaba a una carrera nunca llegaría a ser escritor. Entonces decidí dedicar el grueso de mi tiempo a escribir”, apuntó. Ante el presente de la ficción narrativa, Alvaro le señaló que “hoy la literatura tiene muchas más formas de expresarse” y habló de las series de TV y el cine.

El novelista dijo que también ve series y películas, pero cree que “la lectura exige una participación intelectual mayor que la actitud más pasiva de las historias contadas en imágenes”. Y concluyó que las historias que cuentan las pantallas son más efímeras que las que narran las obras de, por ejemplo, Shakespeare, Cervantes y Víctor Hugo. Cinco esquinas (2016) fue su última narración larga. Ahora trabaja en una nueva novela, pero ayer fue esquivo para hablar de ella: “La estoy escribiendo, pero soy supersticioso y creo que si le hablo de ella ya no la escribiré”.

A mitad del diálogo, Alvaro hizo una introducción para hablar del pensamiento de Vargas Llosa, ferviente defensor del liberalismo. Así se refirió a su participación en el grupo Cahuide, fracción del Partido Comunista, en su época universitaria; a su posterior desencanto con la Revolución Cubana, en 1966, y la importante experiencia del gobierno de Margaret Thatcher en el Reino Unido.

El escritor afirmó que la democracia es imperfecta, pero superior a las dictaduras: “No hay razón para que los jóvenes se resignen a ese sistema mediocre que es la democracia. Y es mediocre porque acepta en su seno la diversidad humana; no quiere la perfección, sino una sociedad donde sea posible el progreso sin violencia”. Y agregó : “La educación en el mundo está en crisis.

Por primera vez países desarrollados y subdesarrollados comparten esta experiencia. Con la excepción quizá de Finlandia, que está a la altura de las necesidades de nuestra época”. Entre los presentes, escuchó atento Marcelo Zúñiga, de la Academia de Letras del Instituto Nacional, quien valoró la actividad pero extrañó un diálogo de los estudiantes con el Nobel.