Entradas

Rudy Giuliani dictará conferencia en Chile

El liderazgo con que se vio a Rudolph Giuliani durante los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 sobre Nueva York fue el hito que maximizó su popularidad como alcalde de la Gran Manzana y lo terminó por elevar como figura de carácter mundial. La revista Time lo reconoció como “Persona del Año” y fue condecorado por la reina Isabel II, además de recibir el premio Ronald Reagan Presidential Freedom, de manos de la ex Primera Dama Nancy Reagan.

Giuliani -a quien sus cercanos llaman Rudy- estará de visita en Chile el próximo 16 de junio, invitado por “El Mercurio” y la plataforma La Otra Mirada, además de la Universidad Adolfo Ibáñez. En el Hotel W, el abogado y político estadounidense será protagonista de la conferencia “La Otra Mirada de Rudy Giuliani”, en la que abordará las distintas temáticas que lo han caracterizado en las últimas décadas, partiendo por las relacionadas a la seguridad pública.

Giuliani fue elegido alcalde de Nueva York en 1993, puesto que ocupó por dos períodos consecutivos, culminando a fines de 2001. Para entonces, las listas de bienestar social de la ciudad se habían reducido aproximadamente en 700.000 beneficiarios, lo que da cuenta de las mejoras económicas alcanzadas, y -lo que más se ha mencionado- el crimen había bajado 57%. Esto significó un reconocimiento por parte del FBI como la ciudad más segura de los Estados Unidos.

Entre sus cercanos se destaca que varias de las estrategias sobre cumplimiento de la ley implementadas bajo su mandato en Nueva York para disminuir la criminalidad -para lo cual fichó a William Bratton- se convirtieron en modelo a seguir para otras ciudades alrededor del mundo, incluyendo el programa CompStat, que ayuda a monitorear la actividad delictual. Este programa incluso recibió el premio en Innovaciones Gubernamentales otorgado por la escuela de Gobierno Kennedy de la Universidad de Harvard.

Apoyo a Donald Trump

Desde que dejó la alcaldía de Nueva York, Rudolph Giuliani ha dedicado mucho de su tiempo a proyectos personales. En enero de 2002 fundó la consultora en seguridad Giuliani Partners LLC, donde es actualmente presidente y director ejecutivo. Esto no ha significado que se haya alejado de la política. Al contrario, ha sido muy activo en apoyar las campañas presidenciales de los candidatos republicanos a la Casa Blanca e incluso participó en la elección interna para definir el candidato del partido en 2008, pero no avanzó.

Más recientemente, el ex alcalde dio su apoyo al aspirante presidencial republicano Donald Trump, de acuerdo a declaraciones citadas por el periódico New York Post. Allí explicó que aunque no estaba de acuerdo en todos los planteamientos de Trump, sí confiaba en él para gestionar asuntos como la economía, la inmigración o la seguridad.

Giuliani comenzó su carrera como asistente jurídico para el Juez Lloyd F. MacMahon en una corte del Distrito Sur de Nueva York. En 1970 se unió a la oficina del Fiscal General y pronto se convirtió en Jefe de la Unidad de Narcóticos. En 1975 fue reclutado por Washington en distintos cargos asociados a la Fiscalía General y dos años más tarde regresó a Nueva York para trabajar con la firma de abogados Patterson, Belknap, Webb and Tyler . En 1981 fue nombrado por el Presidente Reagan como subsecretario del Secretario de Justicia, la tercera posición dentro de la jerarquía de ese departamento. En dicho cargo supervisó las oficinas del Fiscal General de Estados Unidos y las agencias de cumplimento de ley federal del Departamento de Justicia. En 1983 se convirtió en fiscal del Distrito Sur de Nueva York, donde sus esfuerzos por judicializar el crimen de cuello blanco y la corrupción gubernamental fueron reconocidos. Durante su carrera como fiscal, logró 4.125 condenas, de las cuales solo 25 fueron reversadas. Antes de asumir como alcalde, había regresado al mundo privado como socio de la firma White & Case y luego en Anderson, Kill & Olick .

Fuente: El Mercurio 

 

Las definiciones de Luigi Zingales sobre las reformas, desigualdad y financiamiento político

El economista de la U. de Chicago asegura que lo importante no es la desigualdad, sino el crecimiento y planteó que la regla número 1 en el financiamiento de campañas es la transparencia.

El economista de la escuela de negocios Booth de la Universidad de Chicago, Luigi Zingales, no deja indiferente a nadie. Sus libros “Salvando al Capitalismo de los Capitalistas” y “Un Capitalismo para la Gente”, han generado fuerte debate sobre el rol del capitalismo. El economista participó ayer de un almuerzo en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, en el cual repasó desde sus propuestas para el financiamiento de campañas políticas hasta la importancia del crecimiento por sobre la desigualdad.

“La gente está dispuesta a aceptar cierta desigualdad si es que aumenta el beneficio para todos. Si no lo hace, estamos en problemas”, destacó, consultado sobre la habitual crítica que se hace respecto de que en nuestro país la desigualdad es elevada. “Lo más importante es asegurarse de que el crecimiento económico beneficie a todos, que haya movilidad social; no erradicar la desigualdad”, dijo el economista ítalo-estadounidense.

De acuerdo con el economista, el crecimiento ha beneficiado a todos en nuestro país, no sólo a los más ricos, “de manera que no entiendo por qué el descontento social en Chile es mayor ahora que en el pasado. Tiene más que ver con fenómeno social, político y sociológico que económico”, aseguró.

Consultado sobre la reforma tributaria, el economista aseguró que “subir los impuestos para forzar la redistribución es punitivo y no va en la dirección correcta”. Y acerca de la reforma educacional, aseguró que ve la educación superior como una inversión en capital humano y como inversión, debe ser financiada por quien la recibirá.

Sobre el financiamiento de las campañas políticas, el economista declaró que la transparencia es la regla número uno en esta materia, y que el foco no debiera estar en poner límites generales a la recaudación de cada campaña, sino que debiera ponerse un límite por individuo.

Sobre la actual crisis del capitalismo, aseguró que hoy son los profesores de las escuelas de negocios quienes deben defender la integridad del capitalismo. “Si queremos mantener las escuelas de negocios, debemos asegurarnos de que el sistema capitalista se mantenga a salvo, de lo contrario, seremos los primeros que perderán. Si como escuelas de negocios no defendemos el sistema, ¿entonces quién lo hará?”, aseguró.

 

Publicado en Pulso por Paula Namur.

– See more at: http://laotramirada.com/blog/las-definiciones-de-luigi-zingales-sobre-las-reformas-desigualdad-y-financiamiento-politico#sthash.CUQzdCIh.dpuf

El economista de la escuela de negocios Booth de la Universidad de Chicago, Luigi Zingales, no deja indiferente a nadie. Sus libros “Salvando al Capitalismo de los Capitalistas” y “Un Capitalismo para la Gente”, han generado fuerte debate sobre el rol del capitalismo. El economista participó ayer de un almuerzo en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, en el cual repasó desde sus propuestas para el financiamiento de campañas políticas hasta la importancia del crecimiento por sobre la desigualdad.

“La gente está dispuesta a aceptar cierta desigualdad si es que aumenta el beneficio para todos. Si no lo hace, estamos en problemas”, destacó, consultado sobre la habitual crítica que se hace respecto de que en nuestro país la desigualdad es elevada. “Lo más importante es asegurarse de que el crecimiento económico beneficie a todos, que haya movilidad social; no erradicar la desigualdad”, dijo el economista ítalo-estadounidense.

De acuerdo con el economista, el crecimiento ha beneficiado a todos en nuestro país, no sólo a los más ricos, “de manera que no entiendo por qué el descontento social en Chile es mayor ahora que en el pasado. Tiene más que ver con fenómeno social, político y sociológico que económico”, aseguró.

Consultado sobre la reforma tributaria, el economista aseguró que “subir los impuestos para forzar la redistribución es punitivo y no va en la dirección correcta”. Y acerca de la reforma educacional, aseguró que ve la educación superior como una inversión en capital humano y como inversión, debe ser financiada por quien la recibirá.

Sobre el financiamiento de las campañas políticas, el economista declaró que la transparencia es la regla número uno en esta materia, y que el foco no debiera estar en poner límites generales a la recaudación de cada campaña, sino que debiera ponerse un límite por individuo.

Sobre la actual crisis del capitalismo, aseguró que hoy son los profesores de las escuelas de negocios quienes deben defender la integridad del capitalismo. “Si queremos mantener las escuelas de negocios, debemos asegurarnos de que el sistema capitalista se mantenga a salvo, de lo contrario, seremos los primeros que perderán. Si como escuelas de negocios no defendemos el sistema, ¿entonces quién lo hará?”, aseguró.

 

Publicado en Pulso por Paula Namur.

#ZingalesEnChile

Con éxito se realizó la conferencia “Salvando al Capitalismo de los Capitalistas” del reconocido economista italiano, Luigi Zingales, el que comenzó su presentación disculpándose por no poder hablar en español. Ésta tomó lugar hoy, jueves 10 de diciembre, en el Hotel W cerca de las 09:00 horas. El evento fue organizado por la Universidad Adolfo Ibáñez y La Otra Mirada.

En la ocasión, el también profesor de The University of Chicago Booth School of Bussines defendió al capitalismo refiriéndose a éste como un sistema que funciona a favor de todos y no de unos pocos. Aseguró que la competencia es importante e, incluso, la calificó como el último bien público. Lo importante, acotó el experto, es que las reglas del juego estén claras. También se refirió a las diferencias entre ser pro-mercado y pro-negocios.
 
Luego de que el economista diera su charla, Andrés Benítez, rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, lo entrevistó y le preguntó por Mark Zuckerberg quien, con 31 años, dona casi el 99% de su fortuna. Zingales le explicó que algunos ahorran impuestos por donar. 

Diálogo de conversos: Roberto Ampuero y Mauricio Rojas

El próximo 5 de noviembre los intelectuales chilenos Roberto Ampuero y Mauricio Rojas sostendrán una conversación en el Teatro CorpArtes, ubicado en la calle Rosario Norte a las 19:30 hrs. Los presentará el columnista Héctor Soto, en la cita titulada “Diálogo de conversos”, organizada por la Fundación para el Progreso, la Universidad Finis Terrae y la editorial Penguin Random House.

Ampuero fue ex ministro de Cultura durante el gobierno del ex-presidente Sebastián Piñera y también embajador de Chile en México. Ha escrito más de una decena de libros, como “Nuestros años verde olivo” y la conocida saga de Cayetano Brulé. Además, ha obtenido varios premios, entre los cuales figura como Hijo Ilustre de Valparaíso.

Rojas es Doctor y Profesor Adjunto de Historia Económica de la Universidad de Lund en Suecia. Se desempeña como escritor y columnista; ha publicado más de 13 libros. Fue miembro del parlamento por el Partido Liberal de Suecia (2002-2008). Hoy es senior fellow de la Fundación para el Progreso y ha ganado numerosos premios como el IV Premio Educación y Libertad Internacional de ACADE-Fundel (2008).

Las dos figuras tienen en comén haber sido parte de la izquierda chilena. Ampuero militó en el partido comunista y en 1973 escapó a Leipzig en Alemania Oriental donde conoció a la cubana Margarita Flores -hija del fiscal de la revolución cubana, Fernando Flores Ibarra,- con quien contrajo matrimonio en la isla de Castro. Por su parte, Suecia acogió a Rojas -quien militaba en el MIR- como refugiado político, donde trabajó durante 20 años como profesor e investigador de la Universidad de Lung, lugar donde rompió con la izquierda.

No es primera vez que ambos se reúnen para mantener un diálogo sobre sus experiencias. Han tocado temas sobre las ideologías liberal y marxista, abordando tópicos alusivos al cómo las utopías impulsadas por una manera de entender la voluntad de hacer el bien pueden llegar a crear infiernos en una sociedad.

savethedate

La Otra Mirada dona mil desayunos a niños vulnerables

Los mil desayunos que estaban presupuestados para los asistentes de la conferencia del intelectual francés Guy Sorman, La economía no miente, fueron donados a la Fundación Consejo de Defensa del Niño. Esta organización sin fines de lucro se dedica a la protección de niños, niñas y adolescentes que se encuentran amenazados por la vulneración de sus derechos, y también le prestan apoyo a aquellos jóvenes en conflicto con la justicia.

El 10 de diciembre de 2010, el italiano experto en economía, Luigi Zingales vendrá a dar una charla a Santiago, invitado por La Otra Mirada. El académico ha ganados varios premios como el Bernácer Prize (2003), Nasdaq (2002) y National Science Foundation Grant en economía. Entre sus logros cuenta con haber ayudado a desarrollar el Índice de Confianza, diseñado para monitorear los niveles de confianza que tiene los estadounidenses hacia su sistema financiero.

Ha escrito numerosas investigaciones y libros. Uno de los más destacados es Saving Capitalism from Capitalism (Salvando al capitalismo de los capitalistas) y Un capitalismo para la gente: recapturando el genio perdido de la prosperidad americana.

Pronto tendremos más información para las inscripciones a la conferencia de Zingales.

Sorman suspende su conferencia en Chile

El martes el destacado filósofo francés Guy Sorman se contactó con la fundación La Otra Mirada para suspender su conferencia sobre “La Economía no Miente” que se iba a realizar el viernes 21 de agosto en el Hotel W y a donde ya habían confirmado 1.200 personas para asistir, entre políticos, académicos, economistas, emprendedores y blogueros del ámbito nacional.

¿La razón? Un accidente en auto lo tenía sometido a controles y exámenes que no le permitirían viajar a Chile durante los próximos días. A pesar del esfuerzo del francés por mantener su viaje, los médicos no le permitieron prosperar con la idea.

La cancelación tuvo rápido eco en redes sociales donde había capturado mucha atención la entrevista realizada en El Mercurio la semana pasada y sus ideas liberales sobre una nueva derecha. Además, había que cancelar una extensa agenda de actividades que comprendían además de esta conferencia, una charla en la Universidad Adolfo Ibañez, un almuerzo con académicos y autoridades de la UAI, entrevistas a medios de comunicación local y hasta una reunión con el ex presidente Sebastián Piñera, con quien se conocen desde su última venida a Chile.

La Otra Mirada, una iniciativa del filántropo Nicolás Ibañez, ya ha traído a Chile al historiador británico Niall Ferguson, al político británico Jesse Norman y a la bloguera cubana Yoani Sanchez. En diciembre será el turno del destacado profesor y bloguero italiano Luigi Zingales, que viene a nuestro país a refrescar las ideas para analizar cómo detener el deterioro actual.

La Otra Mirada en conversación con Guy Sorman

Cecilia Guzmán, directora ejecutiva, y Carolina Ibáñez, miembro del directorio de La Otra Mirada viajaron a Francia, París para reunirse con Guy Sorman, el reconocido intelectual que dará la conferencia La economía no miente y una charla a los estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez, el 21 de agosto de este año. El objetivo de la reunión fue ajustar los últimos detalles de la visita y además aprovechar de realizar una entrevista con los temas de contingencia nacional.

Las representantes del equipo le hicieron distintas preguntas. Sobre el aborto Sorman sostuvo que estaba “a favor de la libertad de elección, pero libertad de elección informada”, explicó que muchas mujeres abortan porque creen no tener más opciones, por lo que, la filantropía o los gobiernos deberían ampliar la libertad de elección con una sistema de apoyo hacia ellas.

Respecto a la gratuidad en la educación, Sorman aseguró que no existe la educación gratuita porque alguien tiene que pagar, ya sea como contribuyente o como estudiante. Incluso, expresó que “si tienes educación gratuita, por ejemplo en educación superior, quiere decir que la gente pobre está financiando a la gente rica”. A lo que agrega que “es totalmente reaccionario y contraproducente en términos de calidad”.

Sorman se declara optimista y cuando se le preguntó por las razones, dijo que tenía que ver con la realidad que vive. Explicó que hoy sus hijos van a Berlín o Estocolmo por el fin de semana, lo que sus padres no podían hacer dado los distintos conflictos internacionales de la época. “La mayoría de los europeos realmente tenemos libertad de elección y estamos en paz con nuestros países vecinos”, enfatiza la idea diciendo, “creo que tuve suerte al nacer en Europa” y termina sosteniendo que “no ser optimista es estúpido, porque es muy sencillo”.

La conferencia se llevará a cabo en el Hotel W el viernes 21 de agosto a las 08:30 horas y puedes inscribirte haciendo click aquí.

El viaje de Guy Sorman al corazón de la filantropía en Estados Unidos

Las instituciones sin fines de lucro sirven hoy como “laboratorios sociales”.  

J.P. Toro Al igual que su compatriota Alexis de Tocqueville, pero con una diferencia de más de 180 años en el tiempo, el filósofo y economista francés Guy Sorman hizo un viaje por Estados Unidos para desentrañar claves profundas de esa exitosa sociedad. Pero su foco no estuvo en el sistema penitenciario norteamericano (aunque Tocqueville comentaría de todo en “Democracia en América”), sino en algo que es parte de la idiosincrasia de ese país casi desde su nacimiento: la filantropía.

Una actividad que practican tanto figuras de la talla del magnate de Microsoft Bill Gates como millones de personas anónimas que no solo donan dinero, sino quizás algo más escaso en estos días, tiempo.

De esto habla “El corazón americano: Ni el Estado, ni el mercado: la opción filantrópica” (Debate 2014), el último libro de Sorman publicado en español en Chile.

“La filantropía es una dimensión primordial de la cultura estadounidense. Todos los estadounidenses destinan tiempo o donan dinero, con muy pocas excepciones. No dar implica no ser totalmente estadounidense. La gente rica crea fundaciones para el arte, la salud, la cultura, etc. Aquellos más modestos participan como voluntarios. Este sector sin fines de lucro representa el 10% de la economía total de EE.UU.; llena el vacío donde el gobierno está ausente o no es tan eficiente como en el caso de combatir la pobreza, limpiar el medio ambiente, lograr que las ciudades sean más seguras”, explica el autor.

Más allá de quedarse en el incuestionable carácter positivo que tiene la filantropía por el sencillo acto de donar algo, uno de los aspectos más interesantes al que apunta Sorman en su libro tiene que ver con el rol de alternativa entre los dos extremos desde donde provienen la mayoría de las respuestas a las demandas de la sociedad: el Estado y el mercado.

Viajero global, el filósofo francés ha sido testigo directo de las turbulencias que atraviesan muchas sociedades actuales, sin importar si pertenecen a países ricos o pobres.

Ahí donde las economías se frenan, pero por sobre todo pierden creatividad, la filantropía puede ser un factor de asignación eficiente de recursos y, muy importante, de innovación.

“Como una fuente de experimentos, considero que lo que se ha hecho en EE.UU. por largo tiempo podría ser válido para otros países. En todas partes, nuestras sociedades están fragmentadas debido a las nuevas divisiones sociales o culturales, las cuales los gobiernos no pueden resolver por sí mismos. ¿Por qué? El gobierno no tiene los recursos humanos o financieros, o lo que es más importante, no tiene imaginación. La cultura burocrática característica del gobierno no permite la prueba y el error cuando se ve enfrentado a desafíos totalmente nuevos, como la drogadicción o la deserción escolar, por ejemplo. Solo las instituciones sin fines de lucro pueden correr el riesgo de experimentar nuevas soluciones con el fin de resolver los nuevos problemas sociales”, dice a “El Mercurio”.

A su juicio, hoy las ONG y las fundaciones son “laboratorios sociales” donde experimentan fórmulas que el día de mañana pueden terminar convertidas en políticas públicas.

También Sorman destaca la contribución al fortalecimiento de la democracia que puede hacer la filantropía, desde el punto de vista que los ciudadanos se convierten en actores públicos activos que trabajan por un cambio.

Es cierto, concluye el autor, que la filantropía no siempre es perfecta, como tampoco lo son el mercado y el Estado, pero al menos, -y en esto cita al millonario George Soros-, “jamás es dañina”.

Publicado en El Mercurio el sábado 29 de noviembre de 2014

 

Deirdre McCloskey: Sorprendente biografía en pro del libre mercado y el cambio de sexo

Noticia de lasegunda.com

En su reciente visita a Chile, la economista de la U. de Illinois abordó tanto su crítica al enfoque que impera en el capitalismo como las lecciones a partir de su cambio de género, ámbitos que explican tanto su obra intelectual como su campaña antidiscriminación.

 

“¡Qué alivio, pensé que me ibas a decir que te convertiste al socialismo, lo que habría sido mucho peor!”. Así reaccionó el rector de la U. de Iowa, cuando uno de sus docentes estrella le anunció que cambiaría de sexo y de Donald se convertiría en Deirdre McCloskey. La anécdota revela cómo su sorprendente elección personal en 1995, repercutió en la esfera profesional de esta doctorada de Harvard, que ha alcanzado renombre mundial por sus agudos análisis del estado actual capitalismo y su crítica al papel de los economistas en la sociedad.

Reacción que se extendió a sus compañeros de academia, quienes del estupor pasaron a una aceptación generalizada, afirma. “A partir del principio de la libertad, ellos consideraron que yo tengo derecho a hacer lo que quiera si no le hago mal a nadie, y me dieron su reconocimiento” relató McCloskey en Santiago, la semana pasada, al dar su testimonio en la Fundación Iguales -que preside el escritor Pablo Simonetti – en apoyo a la campaña por la ley antidiscriminación, como parte de su visita a Chile para dar dos conferencias en el Centro de Estudios Públicos (CEP).

Contra lo que pudiera esperarse desde su mirada valórica y su obra intelectual de crítica mirada al sistema -como es el caso de su último libro “Dignidad de la burguesía: Por qué la economía no puede explicar el mundo moderno”- McCloskey mantiene una firme adhesión al libre mercado, que conoció en su propia cuna en la U. de Chicago desde fines de los sesenta y en estrecho trabajo con Milton Friedman. Una experiencia desde la cual hace una clara diferencia de principios entre el libremercadismo y el pensamiento conservador.

“El conservador busca que cada persona se quede en su lugar sin darle libertad, y hace distinciones entre ellas. El argumento debiera ser: bueno si esa persona cree en la libertad, entonces también debiera respetar la libertad personal, pero el problema es que los verdaderamente conservadores no atienden ese tipo de argumentos. Pero ése es un problema de los conservadores, no está en el libre mercado”, afirma.

De ahí que a pesar de su profunda crítica a lo que denomina “economía modernista”, McCloskey no duda en romper paradigmas haciendo un rescate del capitalismo y sus virtudes como la capacidad de dar forma a “un tipo de sociedad que podría educarnos en la diversidad. Y aunque no es una manera muy profunda de graficarlo, es un hecho que en este sistema uno se pasa optando entre productos, a la larga uno se acostumbra a las diferencias y las elecciones”.

En los últimos 15 años, la brillante carrera académica de esta profesora de la U. de Illinois ha estado marcada por el cruce de mundos que vivió desde su transformación en mujer. “En un congreso de economistas en Holanda, era la única entre 20 hombres, planteé un punto que nadie tomó en cuenta. Pero a los cinco minutos, un colega propuso lo mismo y ahí sí que el resto lo celebró instándolo a escribir un ensayo al respecto. Y dije: ¡Por fin me están tratando como una mujer!, aunque debo decir que fue la última vez que disfrute así desde esa perspectiva”, relata

Pese a su buen humor, McCloskey no esquiva los costos personales que pagó por su opción. Tal como detalla en su libro autobiográfico, “Crossing: A Memoir” editado en 1999, contra su voluntad, ingresó en tres oportunidades a establecimientos siquiátricos a instancias de su hermana menor, profesora de psicología empeñada en boicotear su cambio de sexo. De estos encierros, cuenta, sólo pudo salir con abogados y pagando elevados honorarios.

Aunque se declara firme en sus decisiones – “no tendría de nada de quejarme de mi vida y he tenido mucha suerte en verla desde dos lados”-, McCloskey no oculta su pesar por otras heridas que arrastra en la esfera familiar.

Y es que antes de su cambio de género a los 53 años, tuvo un matrimonio por 30 años del que nacieron dos hijos, con quienes hasta hoy perdió todo contacto. “La parte más triste es la de la relación con mis hijos, que no veo por decisión de ellos, lo que también implica la lejanía de mis nietos”.

Ley antidiscriminación y anglicanismo

Con una biografía como ésta, no extraña la autodefinición de McCloskey como “postmoderna, pro libre mercado, cuantitativa, anglicana, feminista y aristótelica”.

La referencia a la religión no es casual, ya que su adhesión a la Iglesia Anglicana se fue encaminando a la vertiente del cristianismo episcopaliano, que practica en una congregación “progresista” de Chicago, cuya apertura a las minorías sexuales le quedó clara al ver que no es la primera transexual en los oficios y que el pastor es gay.

“Soy una persona muy religiosa. Esta congregación sigue el camino de Jesús y no la vía del enojo y la dureza de otras iglesias cristianas, que no comprendo. Hay que dejar a la gente vivir su identidad a su manera”, argumenta.

Por eso es que su carta de apoyo a ley antidiscriminación en Chile dirigida a cada parlamentario, concluye así: “Los llamo a mantener la reputación de su país como un crisol de diferentes clases de personas, un país libre donde cada uno -heterosexual o no- es tratado con el respeto debido a un hijo de Dios. Los exhorto a tomar el camino de los derechos humanos, el camino que Jesús de Nazaret articuló hace ya tanto tiempo”.

Ejemplo para el proselitismo de las minorías

“Un ejemplo como el de la profesora McCloskey lo que más nos aporta es un sentido de orgullo de ser quien se es y no ocultarlo, sino todo lo contrario y hacer de eso parte de tu fortaleza”, asevera Pablo Simonetti de la fundación Iguales.

McCloskey está consciente del efecto que tiene su biografía en favor de la diversidad, en especial hacia minorías como las personas que cambian de género. “Hay que hacer ver a los políticos que éste es un movimiento internacional y que si el país no avanza en temas como la inclusión de las personas trans, se está quedando atrás respecto de otros países y de esta época”, dice la economista.

“Es una persona brillante en términos intelectuales y profesionales, y que además dedica tiempo importante al activismo. Es muy importante para demostrar que los transexuales pueden salir adelante a pesar de todas las barreras que existen. Habitualmente se muestra a personas trans estigmatizándolas y reduciéndolas a prostitución o la delincuencia, y si bien esa es una realidad que existe en un sector de dentro de la comunidad, no representa toda la realidad”, señala Valentina Verbal , coordinadora trans de la Fundación Iguales.

Noticia de lasegunda.com

Yoani Sánchez: “En Cuba las reformas aún no se sienten”

Nota de María Paz Salas para La Tercera sobre la charla de Yoani Sánchez del 23 de Abril. Publicada el 24/04/2015

En su segundo día en Chile, la bloguera y disidente cubana lideró el foro “Cuba: la otra mirada”, en el Teatro CorpArtes.

“¿Existe otra Cuba?”, preguntó ayer la bloguera y disidente cubana al comenzar su conferencia “Cuba: la otra mirada” en el teatro CorpArtes, como parte de las actividades de su primera visita a Chile. En esta ocasión, la activista política, que se dio a conocer a través de su blog “Generación Y”, compartió escenario con el ex Presidente Sebastián Piñera; el escritor Jorge Edwards; la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, y el periodista y crítico de cine, Héctor Soto, que moderó la conversación.

Yoani Sánchez insistió en la necesidad de que Cuba tome “su propio camino” en la etapa histórica en la que entró luego de que el 17 de diciembre se anunciara un acuerdo para reanudar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, su antiguo enemigo. “En Cuba queremos tener nuestro propio camino, pero sin cargar con el peso de las ilusiones ajenas”, afirmó. “Nosotros tenemos nuestros sueños, no podemos hacernos cargo de sueños ajenos”, agregó, en respuesta a las palabras que poco antes pronunció Carolina Tohá, en cuanto a que la isla fue en su momento un modelo para parte de la izquierda de la región.

En ese sentido, la disidente cubana aclaró que el futuro de Cuba no podía depender de las acciones del gobierno de Barack Obama, sino que el cambio debía venir internamente. “No pongo mis esperanzas en la Casa Blanca. Yo soy una ciudadana cubana y ahí tengo mis esperanzas”, señaló.

El ex Presidente Piñera concordó con la cubana y aseguró que “los cubanos deben enfrentar su propio destino” y que había que “tener cuidado cuando se plantean las utopías. Cuando se llevan a la realidad terminan en desgracias”.

Ante estas declaraciones Tohá aseguró que “creo que nunca se deben imponer utopías, pero la gente sí debe soñar más allá. Tenemos que atrevernos a soñar algo mejor de lo que tenemos”.

La alcaldesa también aseguró que “el muro del capitalismo, en donde el dinero maneja a la política, también debe caer”.

Los presentes se mostraron preocupados en cuanto a si las reformas que está llevando a cabo el gobierno de Raúl Castro tendrán un efecto real y a corto plazo.

La bloguera aseguró que “las reformas económicas dejan mucho que desear. La situación es dramática, en la isla las reformas aún no se sienten”.

Yoani Sánchez pidió eliminar el embargo económico que Estados Unidos mantiene sobre Cuba, ya que “eliminar el embargo, es eliminar el pretexto”, explicó.

El escritor Jorge Edwards, por su parte, dijo que temía que “el ideal de Raúl Castro sea el poder político como en China y el económico basado en el capitalismo”, explicó. “Cuba no vive en socialismo, vive en un capitalismo de Estado, donde éste es dueño de todo”, aseguró Sánchez. También agregó que en su país “no existe el pluralismo ni la libertad de expresión” y que a la isla le falta lo mejor que tiene: la diversidad. Sobre ese tema, Tohá comentó que “el socialismo de Cuba no es el socialismo verdadero”.

Fuente: La Tercera