Giuliani: “Si la voluntad política es reducir el crimen, todos se enfocarán en aquello”

El impulsor del plan “Tolerancia Cero” dio consejos para bajar la delincuencia: que las policías trabajen más unidas, que su labor sea proactiva para prevenir y que haya fuerzas de tareas para atacar ciertos delitos.
Imágenes de Nueva York eran las que rotaban permanentemente detrás de la exposición de Rudolph Giuliani, ex alcalde de esa ciudad durante 1994 y 2002.

Considerado como una de las personalidades más icónicas de la ciudad estadounidense -gran parte debido a su plan antidelincuencia llamado “Tolerancia Cero”- ayer dio una charla ante cerca de 800 personas, entre académicos, empresarios, abogados, estudiantes e incluso el ex presidente Sebastián Piñera, sobre su experiencia como consultor de temas de seguridad, pero también en cómo bajar la alta tasa de victimización y temor que tiene Chile.

“Comparado a otros países en los que he estado, este es un país seguro, a pesar de que el Departamento de Estado de EE.UU. lo describa como moderadamente seguro”, dice Giuliani, quien estuvo invitado por la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), La Otra Mirada y “El Mercurio”.

Sin embargo, el abogado y ex fiscal comenta que “ahora el crimen ha crecido y la peor parte es que el crimen en Chile ha subido de la peor forma, con violencia”. Y para él, esto es lo que genera más miedo en la población.

Voluntad política

“En el negocio de la rebaja de la delincuencia, esto es diferente en cada país”, explica Giuliani. Pero, complementa, la filosofía y el proceso es el mismo en todas partes. Así, los puntuales son la teoría de las ventanas rotas -que indica no otorgar impunidad a los delitos menores y así no se salieran de control- y el Compstat, un programa computacional que centraliza todos los datos de la policía para así focalizar los esfuerzos. “El Compstat obtenía el diagnóstico y nosotros (con las policías) las soluciones”, explicó.

Para nuestro país, el abogado enfatizó que el trabajo de las policías debía ser más unificado y coordinado (también con los fiscales), la necesidad de crear fuerza de tarea para combatir áreas especiales de los delitos, que la policía debe ser proactiva y no perseguir delitos, sino prevenirlos.

Pero, para el ahora consultor, lo más importante es la voluntad del poder político: “Si la voluntad política es reducir crimen, entonces todos se enfocarán en cómo hacerlo”.

Calles para marchar

Al ser consultado por Andrés Benítez, rector de la U. Adolfo Ibáñez, sobre el problema de autorizar las marchas en el país, este respondió que en Estados Unidos la gente tiene derecho a dar su punto de vista -protegidos por la Primera Enmienda constitucional-, pero que cuando él asumió como edil dijo que en Nueva York no se iban a permitir las marchas con disturbios. “Puede haber demostraciones, pero bajo ciertas reglas que permiten hacer valer ese punto de vista pero sin alterar la vida del resto”, explicó.

Por ejemplo, Giuliani no estaría dispuesto a prestar la Quinta Avenida para una marcha debido al problema que genera en la ciudad. “La posibilidad de usar las calles no es algo que las personas tengan derecho a impedir, para expresar sus opiniones”, dijo. Además, comentó que si alguna persona rompe la legislación establecida “se arresta al primero que lo hace, entonces el segundo, tercero, cuarto, etc. no lo van a hacer”.

Publicado en: El Mercurio