Yoani Sánchez: “Tengo miedo a vivir con miedo”

Entrevista de Magdalena Piñera a Yoani Sánchez que apareció publicada hoy, 30/04/2015 en el diario Publimetro.

¿Quién es esta mujer que estuvo por primera vez en Chile y que habló con jóvenes, políticos, intelectuales, empresarios y medios de comunicación, transmitiendo esperanzas respecto al futuro cercano de Cuba? “Yo soy una mujer del siglo XXI y Fidel Castro un hombre del siglo XX”. Buena síntesis de su currículum es el que nos entrega- con mucha sensatez y claridad- esta filóloga nacida en 1975 y convertida en bloguera que, desde La Habana misma, a través de la tecnología a su alcance (su Blog ha sido traducido voluntariamente a 17 idiomas, seguido por varios millones y elegido por CNN entre los 25 mejores del mundo) aboga por cambios urgentes y necesarios para Cuba. Elegida por la revista TIME como una de las 100 personas más influyentes del mundo el 2008, aquí nos habla de sus miedos, de la postal retro de La Habana, pero -sobre todo- de sus sueños. “Los cubanos tenemos derecho de vivir otra realidad” dice con una fuerza que convence.

Partimos esta entrevista en un café del Museo Precolombino de Santiago como parte de nuestro recorrido cultural por la ciudad. “En este breve tiempo he podido sentir la solidaridad de los chilenos, tenemos mucho más similitudes de lo que se pueda pensar, porque aunque nos diferenciamos bastante en el marco de libertades, muy restringido en el caso cubano, la libertad es algo que se da como la genética. Ha sido un poco un viaje en el tiempo. Un viaje a esa Cuba donde ya el tema principal no será salir de una dictadura, sino cómo mantener una democracia y como hacer una democracia más efectiva, menos corrupta, más transparente”, nos dice con esa simpleza y tranquilidad de quien está dispuesta a esperar aún más por los cambios necesarios para su patria.

¿Cuándo nace la Yoani disidente?

Yo soy una persona incómoda. He sentido esa sensación de que la situación y la realidad es demasiado opresiva y, en lugar de escapar, me dediqué a volcar todo eso en la herramienta que encontré más a mano que mi Blog Generación Y. Así llegué a convertirme en una “actora” social y cívica, ¡por casualidad! Cuando empecé ese camino me di cuenta que tenía una gran responsabilidad, porque estaba hablando para una comunidad muy lastimada y que mucha gente que no se atrevía a poner aquello por escrito. Entonces lo que empezó como un ejercicio de necesidad personal dió paso a una responsabilidad colectiva.

¿Y cuántos riesgos has tomado y estás dispuesta a tomar?

A lo que más miedo le tengo es a vivir con miedo. Precisamente abrí un blog porque me cansé de tener miedo. Eso me ha provocado situaciones que generan otros tipos de miedo como puede ser el acoso y la represión de la policía política del gobierno, me preocupa y me genera mucha desazón cómo pueden lastimar a mi familia y a mis amigos. Ya yo creo que cuando uno asume ciertas responsabilidades públicas, aunque siguen los temores individuales y personales, empiezas a padecer unos temores mayores que es el costo que van a pagar las personas que quieres. Trato de que eso no me paralice.

¿Cuánto han ayudado las nuevas tecnologías?

Los cubanos somos hoy ciudadanos más informados no por voluntad gubernamental, sino porque nos han llegado toda una serie de artilugios que han permitido que hoy sepamos más. Por si misma la tecnología no decide ser verdugo o víctima. La misma tecnología que libera puede ser utilizada para vigilar, controlar, intimidar. Para mí la tecnología ha sido una verdadera infraestructura al servicio de la libertad.  El Twitter  se ha convertido en una herramienta efectiva para el activismo en Cuba. Nuestro diario digital “14ymedio” nos permite contar- en palabras sencillas y en base a la cotidianeidad- lo que ocurre en nuestra Isla hoy, a 56 años de la Revolución. Ahí decimos una verdad tan sencilla como insoportable: dos jornadas completas de trabajo de un obrero cubano, le dan para comprar una libra de cebolla.

¿Qué sistema vive Cuba?

Es un engendro al que ellos le llaman socialismo. Yo lo llamo totalitarismo, porque es la situación en que un estado, un gobierno y un partido controla absolutamente cada detalle de la vida de los ciudadanos. Es un capitalismo salvaje de Estado que se disfraza con un discurso supuestamente socialista y de izquierdas y bajo un epíteto que es revolución, donde hay un patrón propietario de todas las fábricas y propiedades del país que decide qué producir, en qué cantidad, a qué precio vender, con largas horas laborales para sus trabajadores que no tienen prácticamente ningún derecho. No señor, las revoluciones no duran 56 años. Las revoluciones son un impulso, son un latido de corazón que generan vida y progreso. Por tanto las revoluciones no pueden prolongarse en el poder.

¿Cuántas esperanzas tienen puestas en el acuerdo con Estados Unidos?

No podemos poner nuestras esperanzas en manos de otros. El gobierno norteamericano tiene la intención de facilitar el emprendimiento dentro de la Isla, pero también hay que hacer algo desde la ciudadanía. No podemos quedarnos sentados a esperar que partan Obama y Raúl para el futuro nuestro, porque es nuestro el futuro. Repartir el pastel hacia afuera y no dar ni una migaja hacia adentro me parece que no lleva ningún lado.

¿Cuánto están dispuestos a perder y a ganar? Porque desde fuera muchos ya empiezan a preocuparse del patrimonio y de que La Habana siga siendo la ciudad que hoy conocemos…

Habitar una postal color sepia es algo muy difícil porque cuando se mira desde fuera puede ser bonita las ruina, los autos antiguos, pero cuando uno tiene que trasladarse por toda La Habana en un Chevrolet  de 1948 o cuando un cubano no puede comprar un auto moderno y tiene que conformarse con esa chatarra rodante que hay en las calles, empieza a ver la postal en color sepia de un color gris. La generación de mi hijo está dispuesta a un cambio profundo radical. La generación mía va con mucha más cautela porque siente que sus mejores años profesionales ya están pasando. La generación de mis padres tienen miedo, porque piensa que no podrá sobrevivir o competir en una sociedad donde no sea el Estado el que ponga las normas, donde hay más competitividad, donde dependa más del esfuerzo. Los cubanos somos mucho más diversos de lo que nos pintan.

Fuente: Publimetro

Andrés Benítez: “Fuerza de mujer”

Columna de opinión de Andrés Benítez, Rector de la Universidad Adolfo Ibáñez sobre el carácter y fuerza de Yoani Sánchez.  Publicada el 25/04/2015 en el diario La Tercera.

Fuerza de mujer

Yoani Sánchez ha sido una incansable luchadora por la libertad en Cuba. Esta labor la convierte en una mujer imprescindible.

A LOS 27 AÑOS, Yoani Sánchez hizo lo que muchos cubanos hicieron antes que ella; se fue de su país. Junto a su marido y su hijo partió a Suiza a comenzar una nueva vida. Dos años después hizo lo que casi ningún cubano hace: volvió a la isla con la promesa de vivir como una mujer libre.

Yoani es una mujer de contextura menuda, casi frágil. Es tranquila, habla con tono pausado, dulce. Cuesta entender cómo una mujer así puede exasperar tanto al régimen de los Castro. Pero la cosa es que Sánchez es hoy una de las disidentes cubanas más conocidas. Tanto, que la revista Time la eligió una de las 100 personas más influyentes del mundo. Todo esto gracias a la fuerza que alcanzó su blog, “Generación Y”, donde relata la vida cotidiana de los cubanos. Era, quizás, la primera ventana por la que muchos pudieron ver lo que realmente pasa en la isla.

Pocos imaginan cómo logró hacer esto sin ser amenazada, detenida, torturada. La cosa es que sí fue amenazada, detenida y golpeada. Pero ella no se doblegó. Ahí uno capta que esta mujer, menuda por fuera, dulce en la forma, tiene una fortaleza interna soprendente. Nunca se queja, y cuando le preguntan por aquello, sólo sonríe. Dentro de todo he tenido suerte, dice. Otros ya no están, o siguen detenidos. Parece indudable que a ella la protege ahora su fama. Y la tecnología, que es su bandera de lucha.

Esta semana, Yoani estuvo en Santiago, se reunió con estudiantes, académicos, políticos, periodistas y empresarios. El mensaje fue siempre el mismo. Las negociaciones que hoy mantiene Estados Unidos con Cuba son una señal de esperanza, pero la lucha por la libertad no concluye. Falta un compromiso claro de Raúl Castro para lograr la democracia. Por ello, a quien quiera escucharla, le pide dos cosas: la primera es que los dejen de ver como ese sueño revolucionario viejo y gastado. Ellos, los cubanos, quieren tener hoy otros sueños y necesitan el apoyo más decidido de los gobiernos de la región; segundo, que no transformen a la isla en un verdadero parque temático, donde los turistas corren a ver la Cuba de Fidel antes de que cambie. Lo que necesitamos, dice, es gente que nos ayude a cambiar, no a quedarnos entre autos viejos y casas ruinosas.

Le preguntan si dentro de la isla existirá presión para los cambios. Algunos advierten cierta pasividad en la gente. Ella contesta que no hay que confundir la pasividad con el miedo. En todo caso, agrega, nunca verán en Cuba grandes protestas. Porque los cubanos no salen a las calles; saltan al mar. Esa ha sido siempre su forma de manifestar su malestar.

Yoani Sánchez vuelve hoy a La Habana, a su casa, donde la espera su familia, desde donde seguirá su lucha hasta que la dictadura, que ya lleva 56 años, termine. Y cuando ello suceda, esta mujer de sonrisa rápida y voz pausada ocupará un lugar entre aquellos que lo hicieron posible. Silvio Rodríguez citaba a Bertolt Brech, y decía que hay personas que luchan un día y son buenos; pero los hay quienes luchan toda la vida. Esos son imprescindibles. Es claro que Yoani es una mujer imprescindible.

Fuente: La Tercera

Yoani Sánchez: “En Cuba las reformas aún no se sienten”

Nota de María Paz Salas para La Tercera sobre la charla de Yoani Sánchez del 23 de Abril. Publicada el 24/04/2015

En su segundo día en Chile, la bloguera y disidente cubana lideró el foro “Cuba: la otra mirada”, en el Teatro CorpArtes.

“¿Existe otra Cuba?”, preguntó ayer la bloguera y disidente cubana al comenzar su conferencia “Cuba: la otra mirada” en el teatro CorpArtes, como parte de las actividades de su primera visita a Chile. En esta ocasión, la activista política, que se dio a conocer a través de su blog “Generación Y”, compartió escenario con el ex Presidente Sebastián Piñera; el escritor Jorge Edwards; la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, y el periodista y crítico de cine, Héctor Soto, que moderó la conversación.

Yoani Sánchez insistió en la necesidad de que Cuba tome “su propio camino” en la etapa histórica en la que entró luego de que el 17 de diciembre se anunciara un acuerdo para reanudar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, su antiguo enemigo. “En Cuba queremos tener nuestro propio camino, pero sin cargar con el peso de las ilusiones ajenas”, afirmó. “Nosotros tenemos nuestros sueños, no podemos hacernos cargo de sueños ajenos”, agregó, en respuesta a las palabras que poco antes pronunció Carolina Tohá, en cuanto a que la isla fue en su momento un modelo para parte de la izquierda de la región.

En ese sentido, la disidente cubana aclaró que el futuro de Cuba no podía depender de las acciones del gobierno de Barack Obama, sino que el cambio debía venir internamente. “No pongo mis esperanzas en la Casa Blanca. Yo soy una ciudadana cubana y ahí tengo mis esperanzas”, señaló.

El ex Presidente Piñera concordó con la cubana y aseguró que “los cubanos deben enfrentar su propio destino” y que había que “tener cuidado cuando se plantean las utopías. Cuando se llevan a la realidad terminan en desgracias”.

Ante estas declaraciones Tohá aseguró que “creo que nunca se deben imponer utopías, pero la gente sí debe soñar más allá. Tenemos que atrevernos a soñar algo mejor de lo que tenemos”.

La alcaldesa también aseguró que “el muro del capitalismo, en donde el dinero maneja a la política, también debe caer”.

Los presentes se mostraron preocupados en cuanto a si las reformas que está llevando a cabo el gobierno de Raúl Castro tendrán un efecto real y a corto plazo.

La bloguera aseguró que “las reformas económicas dejan mucho que desear. La situación es dramática, en la isla las reformas aún no se sienten”.

Yoani Sánchez pidió eliminar el embargo económico que Estados Unidos mantiene sobre Cuba, ya que “eliminar el embargo, es eliminar el pretexto”, explicó.

El escritor Jorge Edwards, por su parte, dijo que temía que “el ideal de Raúl Castro sea el poder político como en China y el económico basado en el capitalismo”, explicó. “Cuba no vive en socialismo, vive en un capitalismo de Estado, donde éste es dueño de todo”, aseguró Sánchez. También agregó que en su país “no existe el pluralismo ni la libertad de expresión” y que a la isla le falta lo mejor que tiene: la diversidad. Sobre ese tema, Tohá comentó que “el socialismo de Cuba no es el socialismo verdadero”.

Fuente: La Tercera

La pasada de Yoani Sánchez por Chile

El 22 y 23 de abril, Yoani Sánchez habló en la Universidad Adolfo Ibáñez y en el Teatro Corpartes respectivamente, frente a un público lleno y ansioso de escuchar y conocer su singular mirada de Cuba y el régimen político que se encuentra en la isla.

En ambas charlas el rector de la Universidad Adolfo Ibáñez dio una pequeña introducción sobre La destacada bloguera cubana, para luego darle el podio y dejar que ella contara como es que ve a la Cuba actual, a más de 50 años de dictadura de Fidel Castro y la influencia que esto deja en el actual gobierno de su hermano, Raúl.

En la primera charla, que se realizó en el auditorio principal de la UAI en su sede de Peñalolén, estuvieron también el diputado Felipe Kast, quien pasó un tiempo en su juventud en Cuba, y el creador del diario The Clinic, Patricio Fernández.

Durante esta primera instancia, la bloguera cubana habló sobre como en Cuba hay cada vez más gente que no está de acuerdo con la forma en que se está gobernando esa nación. “Hay más gente inconforme que quienes estén inscritos en el partido comunista de Cuba.” Y recalcó que el cambio debe venir de los mismos pobladores: “tendremos una Cuba mejor. No será la que nos prometieron, será la que nosotros vamos a hacer, en referencia al acuerdo de EE.UU. y su país para terminar el embargo y bloqueo que actualmente vive y que ya lleva más de 40 años.

Cuando le preguntaron de que si se diera la oportunidad, ella quisiera participar de una forma directa en los gobiernos de la isla, ella dijo que no tomaría ningún cargo político, pero que esperaba que el próximo presidente de Cuba se encuentre “en una esquina, jugando baseball o en una plaza, y que nunca sea un extremista político.”

Felipe Kast habló sobre su experiencia en Cuba y como él veía que la gente aun estando bajo una dictadura querían salir adelante: “el pueblo Cubano tiene una gran fuerza.” Y recordaba como sus compañeros de ese entonces no veían a los gobiernos de creencias políticas contrarias como enemigos, a diferencia de los dichos políticos del gobierno de Castro.

Patricio Fernández, ofreciendo una mirada distinta, habló de cómo durante nuestra propia dictadura en Chile, Cuba era vista como un lugar seguro donde los exiliados podían ser recibidos y recibir asilo, pero como ese gobierno pasó rápidamente a convertirse en lo que había combatido: “hay chilenos que le deben la vida a Fidel Castro (…) Cuba fue un sueño colectivo, para otros fue una desilusión.” Y agregó que la idealización de Cuba es igual de dañina que ignorar sus faltas: “la Cuba de Camila Vallejos es una fantasía”, aclaró sobre los dichos de la Diputada por La Florida sobre como en Cuba hay un gobierno democrático.

En su presentación final, y el evento principal de su pasada por nuestro país, Yoani estuvo acompañada por el ex Presidente de Chile Sebastián Piñera, la Alcaldesa de Santiago Carolina Tohá y el premio Nacional de Literatura y escritor del libro “Persona Non Grata” (sobre sus experiencias como embajador en Cuba) Jorge Edwards.

“En Cuba la forma más rápida de meterse en problemas es pensar distinto” nos contó Yoani sobre lo que ha tenido que pasar al decidir escribir en su blog, que ella no puede publicar directamente, si no que les debe dar CDs, DVDs, o pendrives a amigos que viajen por fuera, que contienen sus artículos y columnas.

En esta instancia repasó algunos puntos que mencionó en su charla en la UAI, como por ejemplo el hecho de que Cuba no puede seguir siendo vista como “unas ruinas hermosas” o un paraíso rebelde y como es que en Cuba está creciendo una apatía en los más jóvenes, quienes ya no se involucran en el plano político del gobierno castrista, lo que ella dice que refleja algo bueno, ya que como dice “no puedes crear soldados a partir de la apatía.”

Luego de dar su discurso, se le unieron Sebastián Piñera, Carolina Tohá y Jorge Edwards, en una discusión moderada por el columnista de La Tercera Héctor Soto, sobre la situación actual y futura de Cuba y como es que es vista en la actualidad no solo por la gente de Latinoamérica y el mundo, si no por cómo es que sus propios habitantes ven el statu quo. “No usamos autos viejos porque nos gustan, es porque no podemos comprar autos nuevos”.

En este panel de discusión Jorge Edwards recordaba como Cuba era vista como una utopía en el gobierno de la Unidad Popular y como sus experiencias en Cuba lo terminaron por dejar expulsado de esa misma isla: “pensaban que yo era un agente de la CIA” reía.

La alcaldesa y el expresidente hablaron, entre otras cosas, de cómo las utopías pueden llegar a ser peligrosas al tratar de implementarlas en la vida real “ya que suceden tragedias” dijo el anterior mandatario.  La Alcaldesa Tohá dijo que el socialismo dictatorial de Cuba no era uno en donde se respeten los verdaderos valores del socialismo y que la defensa de la libertad y los derechos humanos debe ser sostenida siempre”.

Por último, Yoani aseguró que el pueblo cubano quiere un cambio, pero que esto no debe venir de influencias foráneas, sino que debe provenir de las mismas personas que viven en ese país. También dio una imagen muy clara sobre la situación de la isla” “Cuba no vive en socialismo, vive en un capitalismo de Estado, donde este es dueño de todo.” Es por esto que, según dice ella “en Cuba no votamos con la mano, votamos con los pies, porque nos escapamos”. También recalcó fuertemente que Cuba debe ser vista por su propia imagen, no como un ideal o una advertencia para la izquierda o la derecha. “Queremos ser normales. Basta de poner sobre nuestros hombros las esperanzas del mundo.”

Si quieres leer más citas y ver fotografías y videos, revisa nuestro Twitter  y nuestro Facebook

Pedro Schwarze: “Las esperanzas de la ‘nueva Cuba'”

Columna de Pedro Schwarze para La Tercera, publicado el 19/04/15

“Tras la reconciliación con EE.UU, una evidente señal de optimismo y proyección de futuro son las cada vez más frecuentes obras de reparación en departamentos y casas particulares. Muchos cubanoamericanos quieren “repatriarse”. De esta forma aspiran a recuperar sus derechos y poder así, en el día de mañana, volver a vivir aquí o heredar las propiedades de sus padres.

Los grandes letreros instalados a los costados de la ruta que va desde el Aeropuerto Internacional José Martí a La Habana, desde hace algún tiempo que ya no reciben a los viajeros con declaraciones revolucionarias, llamados patrióticos y arengas antinorteamericanas, como era la costumbre. Ni siquiera hay uno que haga referencia a la fracasada invasión de Bahía de Cochinos, organizada por la CIA, y de la que por estos días se cumplen 54 años. Los que hay son de otro tono, con llamados o convocatorias como al próximo congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas o a las elecciones municipales de hoy (ver nota secundaria).  Y la razón para un cambio así podría ser el nuevo clima de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, escenificado el fin de semana pasado en Panamá por la reunión entre Barack Obama y Raúl Castro.

De hecho, en todo el recorrido hasta entrar en la capital cubana hay solo un cartel de condena al “bloqueo” norteamericano aún vigente. A pesar de las declaraciones de Obama en ese sentido, para que se termine el embargo contra la isla todavía falta mucho, en un cronograma en que uno de los próximos pasos debiera ser el restablecimiento de relaciones entre ambos países y la reapertura de embajadas.

“No hay que hacerse ilusiones. Tenemos muchas diferencias”, dijo durante la Cumbre de las Américas, Raúl Castro, quien relevó en el poder a su hermano Fidel en julio de 2006, a consecuencia de una crisis intestinal. Pero el aire político que se respira en Cuba es de optimismo, se da por sentado que el acercamiento con el país del norte no tiene vuelta atrás y que lo que parecía más difícil, como fue el anuncio coordinado del 17 de diciembre, ya sucedió.

Tanto así que en los días posteriores al inicio de la nueva etapa, circulaba en la isla la broma de una hipotética sentencia de Fidel Castro en los años 60 asegurando que Washington y La Habana retomarían relaciones “el día que el Presidente de Estados Unidos sea un negro y que el Papa sea un argentino”.

“Se ve bien el futuro, creo que habrá progresos, pero aún los cambios van muy lentos. Creo que en dos o tres años comenzará a mejorar la situación”, comenta con algún grado de cautela Yailén, una estudiante de una escuela de hotelería y turismo, mientras que Manuel, un cocinero de un restaurante en la calle O´Reilly de La Habana Vieja, expresa su total desconfianza: “¿Qué gano yo con todo eso, si los que se van a seguir llevando las ganancias de todo son ellos mismos, los mismos de todos estos años?”.

Sin embargo, en ese ambiente resulta difícil diferenciar demasiado el actual acercamiento con los norteamericanos de lo que ha sido el proceso de cambios impulsado por Raúl Castro que permitió a los cubanos, entre otras cosas, tener teléfonos celulares, quedarse en hoteles y poder abrir un negocio propio, y que puso fin a las restricciones para viajar al exterior. “Creo que la gente está contenta con lo que ha hecho Raúl. A poco de llegar dijo que estaría sólo dos períodos (de gobierno), habla muy poco en televisión y aprobó cambios históricos, como la nueva ley migratoria”, dice Yamilee, médico de profesión, pero que hace una década está dedicada, como “cuentapropista”, a alojar turistas en su casa.

Una evidente señal de ese optimismo y proyección de futuro son las cada vez más frecuentes obras de reparación en departamentos y casas particulares de sectores como Centro Habana, que por años estuvieron convertidos en ruinas y que supo retratar a su manera el escritor Pedro Juan Gutiérrez en la Trilogía sucia de La Habana.

Ya no son únicamente los edificios históricos y característicos de La Habana Vieja los que son recuperados, a instancias de la Oficina del Historiador de La Habana. Dentro de las reformas aprobadas se incluyó la creación de un crédito bancario para que los propietarios puedan financiar arreglos en las viviendas y para que renueven algunos de los anquilosados electrodomésticos, como refrigeradores y aparatos de aire acondicionado. Y gracias a todo esto uno de los grupos más beneficiados es el de los albañiles y gásfiters que trabajan en forma independiente.

La reconciliación diplomática también podría impulsar la llegada de dinero fresco a la isla, especialmente cuando el año pasado fue aprobada una nueva Ley de Inversión Extranjera. No por nada el ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, llevó a la cumbre de Panamá un portafolio de proyectos por US$ 8.700 millones.

“Se puede hablar que estamos ante unas circunstancias mejores, favorecidas por la nueva relación con Estados Unidos. Y aunque el gobierno cubano sigue siendo el mismo y es muy difícil que haya más libertades políticas, la mejoría económica y la llegada de más norteamericanos y más europeos, hará que haya más contactos con el exterior, lo que provocará un cambio en los cubanos”, dice a La Tercera Miriam Leiva, viuda del economista disidente, Oscar Espinosa Chepe.

También con la vista puesta en el futuro, dentro de los norteamericanos que están visitando la isla, muchos son de origen cubano, quienes gracias a la nueva Ley Migratoria, buscan iniciar los trámites para “repatriarse”.  De esta forma aspiran a recuperar sus derechos como ciudadano, a pesar de seguir residiendo en Estados Unidos siempre y cuando viajen al menos cada dos años a la isla. Así en el día de mañana podrían volver a vivir aquí o heredar las propiedades de sus padres o familiares cercanos. Se trata de una generación de cubanos que emigró más bien por razones económicas y que, a diferencia de los exiliados de las primeras décadas, nunca quemó las naves para un posible regreso.

En todo caso, de cambios políticos poco se habla, y más se aspira a una mejoría en la situación económica en la isla, especialmente cuando se da por sentado que el relevo del propio Raúl Castro sería el actual vicepresidente Miguel Díaz-Canel.  “A la gente no le interesa la política, está saturada de la política después de todas estas décadas. Le interesa la economía, que mejoren la economía, quiere vivir mejor”, destaca Yamilee.

Pero, como dijo Castro, los cubanos no se hacen demasiadas ilusiones y esperan sentados por los cambios más profundos. Mientras, deben seguir lidiando con los problemas de todos los días, como la doble moneda, las dificultades para encontrar repuestos para los autos y la falta periódica de productos. Así como en estos días no se logra encontrar vinagre en ningún comercio, en otros falta sal, cerveza, cepillos de dientes o mantequilla.”

Fuente: La Tercera

Yoani Sánchez solicita formalmente reunirse con Bachelet en su visita a Santiago

Nota de Renato Gaggero L. para El Líbero.  Publicado el 18/04/15

“La bloguera cubana, que estará en Chile entre el martes y el sábado de la próxima semana, expondrá sobre la realidad de su país y sostendrá encuentros con figuras de la política local.

Una solicitud formal para que la Presidenta Michelle Bachelet reciba a Yoani Sánchez fue la que hicieron hace algunos días, y a través de los conductos regulares de La Moneda, miembros de La Otra Mirada, la fundación que está detrás de la primera visita de la bloguera cubana a nuestro país.

Sánchez fue quien manifestó la intención de reunirse con la Mandataria –“me encantaría reunirme con ella”, dijo hace unas semanas- y quien pidió que se hicieran las gestiones que aún no tienen respuesta de Presidencia. Arribará a Santiago el próximo martes y permanecerá en la capital hasta el sábado 25 de abril, días en los que tendrá que seguir el ritmo de una ajetreada agenda de actividades.

El miércoles en la mañana asistirá a la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) –casa de estudios que también está detrás de la organización de su viaje- donde será entrevistada por el diputado Felipe Kast y por el director de The Clinic, Patricio Fernández, en el evento “La Cuba libre de Yoani Sánchez”. Posteriormente recibirá una condecoración por parte de la escuela de Periodismo de la universidad, en reconocimiento a su lucha por la libertad de expresión.

Al día siguiente, a las 8.30 horas, la bloguera que se hizo conocida por oponer resistencia al régimen cubano a través de su blog Generación Y y por ser posicionada en 2008 por la revista Time dentro de las 100 personas más influyentes del mundo, expondrá en el teatro CorpArtes su charla “#Cuba: La Otra Mirada”. Apenas termine su alocución, se iniciará un panel de conversación que estará integrado por el ex presidente Sebastián Piñera, el escritor Jorge Edwards y la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, y que será moderado por el abogado y columnista Héctor Soto.

En horas de la tarde, Sánchez sostendrá un encuentro con el presidente del Senado,Patricio Walker. En la noche, en tanto, llegará hasta la residencia de Piñera para cenar junto a un reducido grupo de invitados, entre las que podría estar la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez, que también andará por esos días de visita en el país.

La agenda de la bloguera contempla para los días viernes y sábado sólo algunas visitas a distintos medios de comunicación y bastante tiempo libre para conocer la ciudad antes de dejar Chile.

Quienes organizan su venida al país, esperan que desde La Moneda contesten la solicitud y que la cita entre Bachelet y la disidente cubana pueda concretarse.”

Fuente: El Líbero

David Gallagher: “Solidaridad latinoamericana”

Estos últimos días nos han recordado nuestra pertenencia a América Latina, lo que no está de más, dada nuestra ubicación geográfica y el hecho de que, a un año de gobierno, nuestra orgullosa excepcionalidad esté dando muestras de fragilidad, tanto que voceros oficialistas ahora dicen que Chile “sigue siendo” un país confiable y estable; un “sigue” que hace poco era inconcebiblemente superfluo.

Primero, hubo la cumbre de Panamá, pródiga en discursos demagógicos de Morales, Maduro, Castro y Correa: los fogosos de siempre. Se le atribuye a Obama decir que las cumbres latinoamericanas son muy entretenidas, y para él lo deben ser, como lo es para un nórdico visitar Brasil en carnaval. Pero había un subtexto alentador en Panamá. Desde ya, la reunión entre Raúl Castro y Obama. Inolvidable la imagen de Castro, vestido de traje gris oscuro y camisa blanca, sentado frente a Obama, los dos con corbatas parecidas, separados solo por un florero con rosas blancas en una pequeña mesa redonda. Castro diciéndole a Obama que en Cuba estaban “dispuestos a hablar de todo, con paciencia, con mucha paciencia”, alargando con su voz ronca la “o” de “todo”. Una muy mala noticia para Nicolás Maduro, porque el astuto cubano parece haber decidido que ya no es tan rentable Venezuela como colonia cubana. Más lo es acercarse al antiguo y vil colonizador de Cuba.

Aun peor noticia para Maduro fue la presencia en Panamá de Lilian Tintori y Mitzi Capriles, cuyos maridos están recluidos en la cárcel militar de Ramo Verde, en Caracas. El tremendo testimonio de estas bravas mujeres, de cómo se están violando los derechos humanos en Venezuela, con detenciones arbitrarias, torturas, asesinatos y desapariciones, socavó el ímpetu del caudillo bolivariano, con sus amenazas tenebrosas de “radicalizar la revolución”. Mitzi y Lilian hicieron ver que el desgobierno de Maduro está llevando a su país a ser un estado fallido, con una temible crisis humanitaria en ciernes.

Estos últimos días, ellas nos han estado visitando en Chile. Al oírlas, uno siente orgullo de ser parte de la América Latina noble y valiente que ellas representan. Yo entre 1977 y 1980 viví en Caracas cuando Chile estaba en dictadura y Venezuela era un ejemplo de prosperidad y democracia, que se estudiaba como tal en todo el mundo. Adquirí magníficos amigos allí, gente cálida, culta, acogedora. Por eso me emocionó la visita de estas valientes mujeres. No hay nada que haya pasado en su país que no nos podría pasar a nosotros, por lo que espero que su visita nos sirva como llamado de atención, para que cuidemos Chile.

Por cierto no se trata de un tema de izquierdas y derechas. ¿Por qué es de izquierda esa dictadura cuasi militar de un tirano populista como Maduro? ¿No es el chavismo más bien una versión criolla del fascismo? Con razón Mitzi y Lilian, quienes el lunes visitaron el Museo de la Memoria, quedándose espantadas con lo que vieron allí, le piden a la Nueva Mayoría algo de la solidaridad que Venezuela les mostró en la época del exilio chileno. Después de todo, la solidaridad internacional, incluida la venezolana, fue clave en el triunfo del No. Felizmente la respuesta ha sido de acogerlas con generosidad. Curioso en todo esto el caso de la Presidenta Bachelet. ¿Habrá creído que Chile gana algo complaciendo a un ” bully ” como Maduro?

La próxima semana nos visita otra mujer brava, la disidente cubana Yoani Sánchez. Sería notable -por improbable- que la recibiera en La Moneda una Presidenta que al visitar Cuba en 2009, no quiso conversar con los disidentes cubanos. En cambio corrió a ver a Fidel, quien al día siguiente sacó una columna pidiendo mar para Bolivia.

Así son los ” bullies ” cuando los complacen.

 

Publicada en El Mercurio

Lilian Tintori: “Me hubiese gustado poder mirar a la presidenta Bachelet a los ojos”

Lilian Tintori no pasa inadvertida. La mujer del reconocido ex alcalde y líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, encarcelado por el gobierno de Nicolás Maduro hace más de un año, ha encabezado la lucha por el respeto a los derechos humanos y la libertad en Venezuela.

Llegó el domingo 12 de abril a Chile y ha tenido una agenda llena de reuniones. Se juntó con los ex presidentes de Chile, visitó el Congreso, estuvo con autoridades de gobierno y oposición, participó en un panel de conversación con el ex presidente Sebastián Piñera y la ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, quien criticó que su gobierno no le hubiese hecho un recibimiento público. Ella junto a Mitzy Capriles, esposa de Antonio Ledezma, intentaron por muchas vías reunirse con la primera mandataria, sin embargo, no fueron recibidas por la presidenta Bachelet.

“Nosotros hemos enviado la información a todos los gobiernos del mundo, a las organizaciones de derechos humanos del mundo y a la sociedad civil de estos países, y sé que a la presidenta Bachelet le ha llegado la información directa y que la región completa está al tanto de la violación sistemática a los Derechos Humanos en Venezuela y de que hoy no hay democracia ni Estado de Derecho en Venezuela.”

¿Y qué siente frente a esta negativa?

Me da pena, me hace reflexionar. Te quiero confesar que no puedo creer por qué los países de la región no se han pronunciado de manera contundente, clara y precisa. Ojalá lo hagan porque es un compromiso de humanidad, un compromiso con los derechos humanos, y más la presidenta Bachelet que lo conoce, lo sintió y lo vivió. Ella es sensible a este tema, ella sabe lo que es estar sin su papá, entonces sabe lo que está viviendo mi hija o la hija de Antonio Ledezma. Me hubiese gustado poder mirarla a los ojos y expresarle el dolor que nosotros sentimos y recibir su solidaridad. Sería una gran oportunidad para que ella vea el otro lado de la película de Venezuela. Sería la primera mujer de gobierno de Latinoamérica que da el paso a la solidaridad ante los derechos humanos en Venezuela.

¿Cómo se ha sentido en Chile?

La gente muy bella, la recepción impresionante. He sentido una solidaridad incondicional. Me he sentido como en casa. Hemos tenido apoyo y un saludo fraterno de la oposición, de miembros del gobierno, de la comisión de relaciones exteriores y de la Cámara. Chile está con nosotros, eso es lo que sentimos. Y así como en la época de la dictadura chilena Venezuela exportó democracia, yo estoy segura que esta visita va a empujar a que en Venezuela pare la represión, la violación a los derechos humanos y rescatemos la democracia que hemos perdido.

¿Qué significa que tantas figuras internacionales de distintos pensamientos políticos estén pidiendo la liberación de los presos políticos y los presidentes en ejercicio de la región no lo hagan, salvo Juan Manuel Santos de Colombia?

Hay mucha gente trabajando por la libertad de Leopoldo y por la libertad de 80 presos políticos. No nos hemos sentido solos ante la comunidad internacional. El gobierno de Canadá se pronunció. Fuimos a Europa y se pronunció la Unión Europea, el Parlamento Europeo, el gobierno español, y se pronunciaron de manera contundente. Fuimos a los Estados Unidos y su gobierno se pronunció. De hecho fue el primer país que se pronunció cuando Obama en su discurso ante la Asamblea General pidió la libertad de Leopoldo López porque dijo que era un activista de los derechos humanos, un hombre que camina y entrega su vida por su pueblo. Latinoamérica no había dicho nada. El primer país que se pronunció fue Colombia. Y esta última semana en el marco de la Cumbre de las Américas se pronunció Uruguay y Brasil.

¿Y qué siente frente a las críticas del senador Navarro y del Partido Comunista que hablan de una “campaña de desestabilización” o que niegan que exista represión en Venezuela?

Leopoldo nunca ha orquestado ni ha llamado a un golpe, no cree en nada que sea fuera de la Constitución, es un hombre pacífico, es un político lleno de pasión por su país y jamás llamará a la violencia. Lo atacan porque es el opositor principal de Maduro. Leopoldo no se va a doblegar.

A quienes nos critican los invitaría a que nos visiten y nos acompañen en nuestras vidas, que vengan conmigo a la cárcel de Ramo Verde y vean cómo no nos dejan pasar, que vengan conmigo al Palacio de Justicia y vean las largas colas para esperar justicia. Los invitaría a que vengan a comprar leche o pañales para los niños, a una farmacia, los invitaría al mercado para que vean lo difícil que es conseguir los alimentos básicos, que estén conmigo un fin de semana completo para que después de vivir esa experiencia, puedan reconocer que en Venezuela hay represión, y hay un Estado antidemocrático donde no se respetan los derechos humanos. Y si el senador Navarro no lo ve y no lo critica entonces es cómplice de un Estado antidemocrático.

Parafraseando a Vargas Llosa, ¿en qué minuto se jodió Venezuela?

Cuando ganó Chávez. Venimos mal de hace muchos años, vamos a tener 16 años ya con el chavismo y este último año hemos vivido la represión más brutal de la historia. Nunca se habían violado los derechos humanos tan profundamente como se están violando ahora. Maduro, por no saber cómo resolver el grave problema que venía por años, ha mostrado su peor cara, que es la cara del desespero, la cara de la violencia, la cara de las armas.

¿Cómo se vive hoy en Venezuela?

En Venezuela hay un estado represor, corrupto e ineficiente y hoy te puedo decir que somos una mayoría contundente. Por nuestros problemas del día a día nos hemos encontrado en las colas del supermercado, nos encontramos en las colas de las farmacias, nos encontramos en las colas de los hospitales, nos encontramos en la calle con los chavistas que era ese otro lado. Por mucho tiempo estuvimos divididos, ya no. Hoy el 87% de los venezolanos quiere un cambio y rechazan la gestión de Maduro. Pide seguridad en las calles, pide que cese la represión, pide que no haya más escasez, más inflación, más alto costo de la vida, más largas colas. Queremos sentirnos seguros en nuestro país. Hoy vivimos con miedo. Somos la capital del mundo más peligrosa y somos el segundo país más peligroso del mundo.

Y a pesar de ese miedo usted se atreve a alzar la voz…

Nos ha tocado una responsabilidad muy grande, nos ha tocado cuidar de nuestros esposos, cuidar de nuestros hijos, yo tengo dos niñitos chiquitos. Mi hija aprendió a caminar en la cárcel, la mitad de su vida ha estado visitando a su papá en la cárcel. Pero también representamos la voz de nuestros esposos, representamos la voz de todas las víctimas, de todos los familiares, de todos los presos políticos, de los silenciados, de los asesinados. Es un compromiso moral muy fuerte, nosotros no vamos a descansar hasta que se sepa la verdad, hasta que haya justicia, hasta que pare la represión y hasta devolverle a los venezolanos un estado de derecho que respete sus derechos fundamentales.

¿Leopoldo tampoco descansará?

Leopoldo tiene un compromiso con el país. Amamos Venezuela. Pero la gente hoy está golpeada, la gente llora, por su dolor y por el nuestro como familia, por solidaridad, por indignación, por desespero, por falta de justicia. En la calle me dan mucha fuerza y esa fuerza es la que nos anima a seguir luchando. Hoy Venezuela está herida, está destrozada, pero la vamos a rescatar, la tenemos que rescatar y los necesitamos a todos para rescatarla. Nos tenemos que inspirar en Chile, porque ustedes lo lograron, después de 17 años de dictadura, con unidad, ustedes salieron y restablecieron la democracia. Me inspiro en esa lucha chilena.

¿Cómo ha sido este más de un año con su marido preso?

Ha sido muy triste, muy injusto. Es una lucha diaria. ¡No puedo creer lo que nos tocó vivir! Siempre pensé que compartir la vida con un político era fuerte, pero nunca me imaginé que tanto. Lo único que pienso es en la liberación de todos. Me inspira saber que ese día va a llegar. Manuela, mi hija, me pregunta todos los días por su papá, “¿Cuánto falta mami?” Y yo le digo que falta poco y ella me dice “mami, poco es mucho”. Me pregunta por qué su papá está preso si tanta gente lo quiere. Ella sale conmigo a las calles y ve los abrazos, el cariño de la gente. Un día, mientras la bañaba, me preguntó si su papá iba a morirse en la cárcel. ¡Yo no sabía qué responderle! Temo por la vida de Leopoldo en la cárcel, las vidas de los 80 presos políticos no están a salvo. Yo no confío en las autoridades de la cárcel de Ramo Verde.

¿Cómo la recibe Leopoldo en las visitas a la cárcel?

Somos unos enamorados y nos echamos mucho de menos. Mis visitas las tratamos de hacer lo más familiar posible. Lo veo bien. Nunca se ha quebrado. Es un sobreviviente. Estamos viviendo un momento durísimo, pero hay una gran oportunidad para nosotros y para millones de venezolanos. Es un sacrificio enorme, pero vale la pena. Leopoldo me dice que vale la pena. El mundo entero hoy sabe lo que está pasando en Venezuela, antes no. Estoy muy orgullosa de Leopoldo, hoy entiendo aun más su lucha para devolver la justicia a tantas familias que hoy están indignadas.

¿Cómo se imagina su vida si liberan a Leopoldo?

La lucha por la defensa de los derechos humanos me llegó al alma y creo que nunca me voy a poder separar de ese compromiso. Estoy agradecida de haber conocido a un hombre tan valiente, tan luchador y tan claro en sus ideas y por eso voy a estar para acompañarlo siempre en su causa.

Publicado en Publimetro

Gloria Álvarez en Chile

Este jueves 23 de abril, a las 17:00 horas, la destacada cientista política guatemalteca Gloria Álvarez visitará por primera vez nuestro país gracias a la invitación realizada por la Fundación Para el Progreso y La Otra Mirada.

En esta oportunidad se reunirá a conversar, junto a Yoani Sánchez y  jóvenes líderes, sobre sus motivaciones, preocupaciones y actividades en pro de la libertad e igualdad, todo en pro de su lucha contra el populismo.

Frases como “El debate de izquierdas y derechas es más utilizado por los populistas que por las personas que estamos tratando de rescatar las instituciones” y ” El populismo de lo primero que se encarga es de desmantelar instituciones poco a poco; de reescribir constituciones para poderlas acomodar a los antojos de los diferentes líderes que tenemos en Latinoamérica” la han transformado en una referente con tan sólo 29 años de edad.

No te pierdas su visita que trasnmitiremos desde www.laotramirada.com y en www.fppchile.cl